UVULOPALATOFARINGOPLASTIA (UPFP)

La uvulopalatofaringoplastia, modifica el tamaño y la forma de la úvula o campanilla, el paladar blando, las amígdalas y la faringe, con el propósito de corregir o mejorar la roncopatía crónica –el ronquido– – y la apnea obstructiva del sueño, en los casos donde estos síntomas aparezcan como consecuencia de peculiaridades a dicho nivel.

Esta intervención se lleva a cabo mediante anestesia general. Se realiza a través de la boca, con técnicas de cirugía convencional o con láser o radiofrecuencia.

Tras la intervención, aparecen molestias dolorosas en el momento de tragar, que suelen ser intensas e irradiarse hacia los oídos, y que pueden prolongarse de 10 a 15 días. Durante los primeros días, puede observarse la salida por la nariz de una pequeña cantidad de los líquidos deglutidos. Ello se considera normal y no debe preocuparle ya que este fenómeno suele ser pasajero. Tras la intervención, puede haber un incremento del ronquido debido a la inflamación del paladar que, asimismo, es pasajero.

Al principio, la alimentación consistirá sólo líquidos y dieta blanda, hasta completarse la cicatrización. Durante los primeros días, puede percibirse mal aliento y puede observarse la existencia de unas placas blancas en el paladar que corresponden a la cicatrización normal del proceso.

Puede notarse, durante las primeras horas, que la saliva está ligeramente teñida de sangre o, incluso, aparecer vómitos de sangre oscura, ya digerida, y que están en relación con la sangre deglutida durante la intervención. También puede ser normal el cambio de color de las heces, que aparecen oscuras, en los días inmediatos a la intervención, por el mismo motivo.

No se admiten más comentarios