Posturografía Dinámica

¿Qué es la Posturografía?

Es una exploración simple de la habilidad para mantener el equilibrio de pie en situaciones complejas. Durante la prueba se le indica al paciente que abra o cierre los ojos durante breves periodos de tiempo. La plataforma donde se realiza la prueba y la pantalla visual que tiene enfrente se mueven, mientras su cuerpo responde automáticamente para mantener el equilibrio en cada prueba. Un arnés que le sujeta evitará cualquier eventual caída. La prueba es indolora y dura aproximadamente 45 minutos. Las respuestas de su exploración se procesan automáticamente en un ordenador para que su médico pueda revisarlas posteriormente.

¿Cómo puede ayudarle la Posturografía?

Su médico conocerá más acerca de la causa de su mareo o falta de equilibrio. La prueba examina su habilidad para utilizar los sensores del equilibrio –ojos, oído interno, pies y músculos- y esto indicará su capacidad para realizar movimientos efectivos para recuperar su equilibrio. Los resultados le ayudarán a identificar las causas y prescribir el tratamiento más adecuado, fundamentalmente basado en el reentrenamiento postural. Se podrá determinar los ambientes o causas posibles en donde puede existir riesgo de caída y ayudarle a conocer técnicas para la prevención de las mismas.

Una vez valorado su equilibrio y conocidos cuales son los déficits que presenta el paciente, el sistema permite orientar mejor el tratamiento. La información que aporta la posturografía en relación con el grado de disfunción: patrón de déficit sensorial, estrategia de equilibrio utilizada…, permite diseñar ejercicios individuales y programas de entrenamiento encaminados a compensar las deficiencias específicas de cada paciente. Así, si en el estudio mediante posturografía se aprecia un patrón de disfunción visual la rehabilitación se centrará en hacer que utilice correctamente la información visual que recibe, se realizarán ejercicios en una situación de visión estable y superficies inestables que disminuyan la información somatosensorial; si se aprecia un patrón de disfunción somatosensorial, la rehabilitación se centrará en ejercicios que obliguen al paciente a utilizar los impulsos somatosensoriales, realizará ejercicios con los ojos cerrados o en situaciones de conflicto visual; si existe un patrón de disfunción vestibular la rehabilitación se centrará en hacer que utilice al máximo los estímulos vestibulares utilizando superficies irregulares, plataforma El objetivo de la Reeducación Vestibular es ayudar al paciente a recuperar el control postural de manera que pueda nuevamente moverse con seguridad y eficiencia. Al conocer la capacidad de equilibrio del paciente es posible diseñar un programa de entrenamiento para tratar el área específica de su problema. La utilización de la Posturografía en la Reeducación Vestibular permite corregir la mala alineación del centro de gravedad, desarrollar la percepción de la estabilidad, conocer los límites de estabilidad, mejorar las respuestas posturales. Todo ello es fundamental para que el sujeto elija la estrategia más adecuada para mantener la estabilidad en un momento determinado.

Comentarios cerrados.